Make your own free website on Tripod.com

home_sefarad.gif (990 bytes)Principal Sefaradíes en Chile

logosefard.jpg (9968 bytes) Sangre Judía

Monumentos históricos que atestiguan la vida de otrora no deben ser únicamente de material: piedra, bronce, cobre, hueso y cerámica. Como tales pueden servir también fenómenos espirituales como ser: recuerdos conservados por un pueblo, costumbres, leyendas, documentos y otros. Tales monumentos de antiquísima vida judía en Chile se han conservado hasta nuestros días y los debemos estudiar antes de comenzar la historia propiamente dicha de la actual colectividad sefaradí del país.

Cuatro fenómenos de la vida chilena demuestran la singularidad de la actitud de la población frente a los judíos y el judaísmo. Chile fué y aún sigue siendo un país profundamente católico. El liberalismo de las últimas décadas modificó solo un tanto esta actitud. Aunque oficialmente la iglesia está separada del estado e impera una absoluta tolerancia religiosa, la influencia del catolicismo es muy grande, sobre todo, en la alta sociedad.

1)Por eso es de admirar que precisamente en esas clases sociales se escuchan opiniones y circulan rumores sobre el origen judío de algunas de sus familias más destacadas. Este es un fenómeno sin parangón en otros países americanos, ni siquiera con Brasil, donde en el siglo XVII existieron grandes comunidades judías en el norte del país. La tradición del origen judío es mucho más débil en el norte del Brasil que en Chile. Es por lo tanto interesante investigar el origen de esta tradición.

2)En la región fronteriza de la antigua comarca de los araucanos, en Cunco, curacautín y otros pueblecitos y sus alrrededores, se ha conservado hasta nuestros días un grupo semi-judío, parte del cual tiene conciencia plena de su origen hebraico y demuestra una evidente inclinación al retorno al judaísmo. Un caso parecido existe en México, pero de menor proporción.

3) El historiador más importante de la Inquisición en toda la América Española es precisamente el sabio chileno don José Toribio Medina, cuyos libros constituyen la piedra angular de los estudios sobre las persecuciones a los judíos en las regiones latinoamericanas que durante la época colonial pertenecieron a la corona española. Constituyen al mismo tiempo el acta de acusación más grande contra el fanático tribunal de la intolerancia católica en la época del renacimiento. También llama poderosamente la atención, el cuidado y la veneración con que son conservados la biblioteca y el archivo de J.T. Medina, en una sección especial de la Biblioteca Nacional de Chile, que se halla instalada en un magnífico edificio construído bajo la dirección de un ingeniero judío, además en esta misma sección se encuentra un rollo de la TORA, traido por los conquistadores, conservado y venerado por los bibliotecarios de esta institución.....

De por si surge el interrogante: ¿ Porqué todo eso fué posible precisamente en Chile?

4) Casi desde sus mismos comienzos, la actual colectividad judía de Chile mantuvo relaciones estrechas con las esferas gubernamentales y con funcionarios del estado. Ya en 1908 cuando el puñado de judíos tenía dificultades para completar un "minian" en los días de Rosh Hoshana, se dirigieron al comisario de una seccional para que diera de franco al único policía judío que servía allí, para que pudiera completar el minian, y el funcionario policial chileno accedió al pedido.Cuarenta años después cuando un alto funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores comunicó al oficial de enlace del Estado de Israel, don samuel Goren, que el gobierno chileno había reconocido oficialmente al naciente país, ambos hombres se abrazaron fraternalmente, por que el estadísta chileno había conservado la conciencia de su origen judío. Los estadistas chilenos son los que con mayor frecuencia asisten a los festejos judíos, más que otros jefes de estado latinoamericanos. Hubo un político chileno que fué presidente de la República, quién estuvo al frente del "Comité Pro Palestina Judía" y de la unión de todos los comités similares de America Latina que influyeron positivamente en el advenimiento del estado judío y su reconocimiento.

En el ambiente chileno existe algo que hace que le sean familiares, el judaísmo y los judíos, a pesar que el país es estrictamente católico.

Esta singularidad del ambiente chileno es la que planteó, uno de los primeros dirigentes de la colectividad judía, don Nahum Rosenblitt, pregunta en una entrevista a una publicación judeo-castellana en 1919: ¿PORQUE NO TRABAJAMOS PARA UNA INMIGRACION JUDIA A CHILE COMO LO HACEMOS PARA ISRAEL, SI VIVIMOS EN UN PAIS CUYA POBLACION TIENE EN SUS VENAS UNA GRAN DOSIS DE SANGRE JUDIA"?

Y todo eso, pese a que Chile, mejor que otros países latinoamericanos, conservó en su carácter e idioma, costumbres y conceptos espirituales más elementos genuinamente españoles. ¿Con qué se explica entonces esa peculiar actitud hacia judíos y judaísmo?

home_sefarad.gif (990 bytes)Principal Sefaradíes en Chile